jueves, 29 de mayo de 2014

Pseudocríticas literarias

Tiempo de ocio ilimitado + lector electrónico = muchos libros

Estoy aprovechando este tiempo para leer esos libros de los que siempre te han hablado pero que nunca has leído. En mi caso, tampoco visto versiones cinematográficas, que el cine y yo no somos especialmente amigos. Todo se debe a un enfrentamiento sangriento en el 93. Hubo camaleones y cuarzo. Con eso lo digo todo.

El caso es que nunca he hecho críticas serias de nada. Y esta vez no va a ser una excepción. Ni siquiera van a ser críticas. Así que allá vamos...

El nombre de la rosa

Es esta una novela  muy culta, muy de monjes. Por algo el escenario es una abadía.
Hay asesinatos e investigaciones, hay discrepancias religiosas. Pero eso es lo de menos. Lo importante es que hay alusiones eruditas a muchos autores y libros. Tan eruditas que la mitad están en latín.

Es un libro que habla de un libro que habla de muchos otros libros. Hay referencias a mil cosas (o quizá a novecientas noventa, que no hay que exagerar) y todo es muy espiritual. También hay monjes sodomitas.

Al final no llega el Anticristo porque aún no existe la informática, pero llegan cosas similares, como venenos, fuegos y gente que se hace vieja.

Puntuación: 27 sobre H
Pros: Hay latín. Yeah, "to culto".
Contras: Hay latín.


El cartero siempre llama dos veces

Aquí no hay latín. Ni descripciones. Ni casi páginas.
Es una novela negra sin las intrigas y los planes rebuscados de las actuales.
Lo protagonizan dos seres muy corruptos, cada uno a su modo. Uno es un vividor que se enamora de la esposa del hombre que le da trabajo. La otra es una caprichosa que lo corresponde, pero que no quiere fugarse a la aventura porque es demasiado pija para ello. Por ello deciden matar al marido, así como el que decide ir a tomarse un café.

Básicamente se pasan el libro tirándose el uno sobre el otro, repudiándose según avanza la trama y declarándose amor eterno pese a ello. Una mezcla de masoquismo entre cutres. Al final mueren todos. Menos el perro. Porque no había perro, más que nada.

Puntuación: Dos tablas de madera.
Pros: Te puedes imaginar a los personajes en blanco y negro.
Contras: Hay abogados. 


Cien años de soledad

Actualmente en proceso de lectura.
No apta para personas que no toleren que se disipe la línea que separa la realidad de la fantasía.
A falta de avanzar más en la lectura, es la historia endogámica de gente que se fugó para montar un pueblo. Hay inventos maravillosos, guerras y una alarmante falta de originalidad a la hora de poner nombre a los miembros de las nuevas generaciones.
Así que es una mezcolanza de Arcadios y Aurelianos varios, haciendo cosas que tan pronto son brillantes e ingeniosas como dignas de bofetadas correctoras.
La gente se hace vieja y no se muere. Y si se muere como que les da un poco igual, porque reaparecen para pasearse por ahí cuando se aburren.

Puntuación: Quién sabe, aún no he terminado de leer el libro.
Pros: Hay un señor que se llama Prudencio.
Contras: No sale Gumersindo.

3 comentarios:

penka0 dijo...

Me han encantado las críticas xd

Un abrazo!

M dijo...

¡Me alegro! Si es que cuando una tiene estilo... XDDD

¡Abrazos de carpa tricéfala!

Nu dijo...

Ojalá todos los resúmenes de argumentos fuesen así. Y bueno, que me ahorro leerlos porque ya sé lo que pasa xD