viernes, 30 de agosto de 2013

Entrada persona sobre el 2013, un rábano y siete pesetas

Soy una de esas personas que piensan que cada año es mejor que el anterior. Mi vida es una constante evolución ascendente, imparable.
¿Cómo puedo tener esa mentalidad cuando he tenido años tan horribles como 2008 y 2012 (este último en menor medida)? Supongo que haciendo un balance de lo sucedido y teniendo en cuenta que si no llega a ser por algunas cosas muy negativas, no habrían pasado otras muy positivas. Por ejemplo, de 2008 saqué a Jan. Y a unos amigos estupendos. De 2012... ehmmm... es algo menos tangible. Pero también me aportó cosas, ya lo creo.

El caso es que, con ese optimismo que me caracteriza, decidí que 2013 iba a ser mi año. ¿Por qué? Pues porque es el que toca. Después mi año será el 2014, el 2015 y así hasta que me muera o me haga inmortal.

Eso sí, 2013 no empezó nada bien. Ruptura de mi relación y abandono de Barcelona y los amigos que allí tenía. Y nueva vida en el exilio, sin nada que me vinculase a ese lugar. Y sin trabajo (aunque eso era algo de lo que me había visto obligada a prescindir por salud, si es que todo lo que tengo de maravillosa lo tengo de cutre en esas cuestiones).

Total, que yo seguía empeñada en que iba a ser mi año. Porque soy así de cabezota. Y no sé si lo será (porque aún quedan unos meses) pero creo que, como de costumbre, puedo decir que todo apunta a que este año será aún mejor que los anteriores.

Y es que si me paro a pensar, en 2013 han pasado muchas cosas interesantes.

-He descubierto que mi binario es un encanto. Ya lo era como pareja, pero ahora lo es también como amigo. ¡Y es uno de los mejores! Me sigue apoyando en todo lo que necesito y nos pasamos el día de charla. Es maravilloso dejar una relación y poder llevarte así de bien con tu ex.

-2013 ha sido también el año en el que he conseguido mi permiso para atropellar gente en coche. Lo cual no está nada mal, teniendo en cuenta que no me apetecía nada aprender a conducir.

-He puesto cara a ciertas personillas del foro. Además de conocer a unas cuantas nuevas. Disfruté de una estupenda quedada en Cádiz, así como de un par de viajes a Málaga, donde conocí a un chaval muy simpático y además pude reencontrarme con una vieja amiga. ¡Y quedar de nuevo con cierta besuga!

-También disfruté de un encuentro whovian. ¡Y de otra quedada en Madrid! Pude ver a viejos amigos, conocer a otros nuevos y encariñarme mucho con un melón que me acogió en su casa.

-Me adelanto en el tiempo y me dejo cosas. 2013 también me ha puesto a personas interesantes en el exilio (muy pocas, pero las hay). A una le tengo un cariño especial, por lo mucho que me ayudó cuando estuve pasando malos momentos. Y porque es, en general, una persona adorable (aunque lo disimule bien) y con un corazón enorme (tamaño hiena gigante, por lo menos). Además está buenorro. Chicas, corred a por él.

-¡He viajado a Japón! Un viaje absolutamente maravilloso. Con tres buenos amigos (mi binario, Regargojana y Flash), qué más se puede pedir. Una oferta estupenda que nos tuvo un par de semanas dando vueltas por distintas ciudades. Si un viaje a Japón ya es estupendo de por sí, imaginad un viaje con buenos amigos. Se sucedieron las risas constantemente, fue genial. Y es que además de las cosas que uno puede recordar por su importancia, tenemos aquellos recuerdos particulares, los que solo se entienden si has estado allí. La aventura del Fuji con Gao, Repipi Armario, el batido que no era batido, el esquivo museo de Osaka, nuestras habilidades con el Okonomiyaki, el ataque en el metro, los viejos cachas, Toookioooo y demás. Si es que solo por ese viaje ya merece la pena 2013.

-Vacaciones en Valencia. Reencuentro con ciertos merluzos y la oportunidad de conocer a otros nuevos. Grandes momentos, sí. Como también lo fueron los previos, en los que tuve una visita que me alegró mucho los días del exilio.

-Y dejo para el final lo más importante. El destino es caprichoso y a veces saca de tu vida a personas a las que adorabas. Y cuando te resignas y crees que nunca vas a volver a verlas, reaparecen. Para quedarse. Y acabas haciendo planes para largarte del país. Así, como quien no quiere la cosa.
Fue curioso que la química que había entre nosotros años ha (nunca manifestada, pero siempre sospechada) no solo siguiese intacta, sino que aumentase hasta vencer esa barrera defensiva que había alzado, ese "no quiero emparejarme otra vez".

Así que este año que empezó de forma muy cutre me ha acabado dejando un montón de experiencias, nuevas amistades y hasta un informático melenudo al que achuchar. Y es que no hay nada como esforzarse para convertir lo negativo en algo positivo. Podría haberme quedado encerrada en casa, sucumbiendo a mis miedos. Y no habría hecho nada de lo que he contado. Pero decidí enfrentarme a los nuevos retos y conquistar la victoria. Y un país pequeñito.

Sé que no soy la única que se ha sentido perdida. Ni soy la única que ha tenido que reconstruir su vida más de una vez. Tampoco soy la única que se ha sentido indecisa antes el futuro. Así que espero que alguien pueda sacar provecho de mis palabras y plantarle cara a las dificultades. 2013 está siendo mi año porque no he parado quieta y he aprovechado todas y cada una de las oportunidades que han surgido, por difícil que me pareciese hacerlo en ese momento. Aprendí a aceptar la situación y conseguí ser feliz conmigo misma, sin necesidad de mantener mi mente ocupada a todas horas para no pensar. Y alcanzado ese estado, lo demás vino solo. O quizás no tanto como solo, pero sí fue infinitamente más sencillo que antes.

Así que puede decir, una vez más, que he ganado. Y algunos de vosotros también vais a ganar. Al no ser tan maravillosos os va a llevar más tiempo, pero el resultado será positivo. ¿Por qué? Porque lo digo yo, básicamente.
Aún os quedan unos meses para convertir 2013 en vuestro año. Hala, todos a ello.

----

El rábano se ha fugado con las siete pesetas y no puedo hablar sobre ello. Está considerado alto secreto. Cosas de hortalizas.

4 comentarios:

yuirene dijo...

Me alegra mucho que vuelvas a ganar, un abrazo bien grande!

M dijo...

¡Otro para ti!
Aunque aún me faltan los mil euros, igual debería aparcar la victoria hasta que los consiga... XD

MaNoPlaS dijo...

Hermosa! A seguir en ascendente, que si no colleja!

M dijo...

Qué poco miedo me dan tus amenazas... XD

¡Achuchones, merluzo!